La realidad de la cobertura de seguros para camiones y maquinarias forestales de la macrozona sur de Chile

La realidad de la cobertura de seguros para camiones y maquinarias forestales de la macrozona sur de Chile

La realidad de la cobertura de seguros para camiones y maquinarias forestales de la macrozona sur de Chile

Los hechos de violencia adjudicados por bandas organizadas en el sur del país han impactado fuertemente a la industria aseguradora, la que ha endurecido las condiciones para la venta de seguros en la región de La Araucanía principalmente, restringiendo las coberturas y subiendo las primas en pólizas que protegen a vehículos y maquinaria pesada. 

En la industria aseguradora ya se habla de zonas excluidas o “rojas” y a nadie, que se relacione con el sector forestal, le extraña que esto esté ocurriendo. Según el gremio de los Contratistas Forestales, en el primer semestre de 2022 han sido incendiados y destruidos 231 equipos, entre camiones, skidder, cargadores y torres de madereo, entre otros. 

Por esto, existen compañías que ya tienen restricciones de cobertura en la región de La Araucanía y Biobío, zona de “exclusión” que se amplía hacía las regiones de más al sur. Estas restricciones son al aseguramiento del capital de trabajo forestal en estas zonas, aunque algunas indican analizar “caso a caso” dependiendo del “blindaje” que pueda tener el equipo, entregando límites y deducibles más altos. Por lo general, las más afectadas son las pólizas de incendios, equipos móviles y vehículos.

Rodrigo Hernández, es el gerente y fundador de RHL Seguros, compañía con más de 25 años de experiencia, la primera en orientarse a la búsqueda de soluciones específicas para la industria forestal. “En 2001 un grupo de empresarios del rubro me pidieron coberturas que el mercado de los seguros las tenía muy poco desarrolladas. No estaban en la vitrina de una compañía de ni tampoco las promovían porque eran seguros que tenían muy poca demanda, como las pólizas de responsabilidad civil. No sabían del rubro forestal y no entendían que había evolucionado bastante hacia operaciones con tendencia a mecanizarse. Seguían creyendo que el rubro era de altísimo riesgo, así que me las arreglé para sacar un producto para contratistas forestales, donde inicialmente tuve la exclusividad de venta, para luego evolucionar como seguro y hacerse más masivo”, recuerda. 

¿Qué puede ofrecer hoy el mercado de los seguros a los contratistas forestales, 20 años después? 

Voy a opinar por nosotros, no conozco bien la operación de otras oficinas de corretaje, pero nosotros tenemos los años y las conexiones con organismos internacionales que son reaseguradores que están orientados a situaciones de alto riesgo, lo que nos permite ofrecer facilidades para solucionar problemas que se vienen a futuro para el sector forestal, de manera inminente. Por ejemplo, personas que hoy tienen dos o tres camiones asegurados, aún les queda cobertura de las pólizas cuando tienen ataques incendiarios, pero eso ya se está terminando.

Creo que no hay ninguna compañía de seguros que venda una póliza que esté orientada a cubrir siniestros por ataques incendiarios a flotas o cantidades menores de camiones que trabajen en la zona sur por riesgo político, concepto que incluye sabotaje, terrorismo, acto malicioso y turba.

El riesgo político hoy en una flota de camiones lo hace inviable y muy pocas compañías, las más avezadas cuando ven que la flota es grande y que hay una recaudación de prima importante, asumen una parte del riesgo y definitivamente no hay cobertura si el equipo móvil trabaja del Biobío hacia el sur, de hecho, se ocupa el río como frontera para evaluar el riesgo de manera distinta. Se establece en la póliza por escrito que, si el o los camiones operan en algunas ciudades o pueblos del sur como Collipulli, Curacautín, Lumaco, Capitán Pastene, Contulmo Tirúa, Temuco y varias más, no hay cobertura. Aquellas compañías más avezadas, que son una o dos, cubren en todos lados, pero si queman el camión solo van a pagar el 50% de la pérdida. 

Esto significa que hoy compras un camión que, en promedio, cuesta US$120.000 y lo queman el primer año, el camión todavía no se deprecia, te pagan la mitad de ese valor, pero sin IVA, entonces finalmente estos seguros pagan US$50.000, sin considerar el tiempo que demora la evaluación del siniestro, la reposición de la máquina o incluso la disponibilidad de ella en el mercado. 

Otra característica de los seguros hoy para la zona sur es que la póliza para equipos móviles forestal y agrícola, es una póliza única que rige de septiembre a septiembre de cada año, como una manera de promover la asociatividad para mejorar las condiciones y tarifas que por sí solos las compañías limitaron hace años.

Una situación insostenible

Para Hernández, esta situación es compleja de sostener, catalogándola como tétrica para Chile, “porque los reaseguradores internacionales saben que en Chile hay desorden en términos de seguridad y delincuencia por el narcotráfico y terrorismo. Entonces es un trabajo tedioso y difícil demostrar que, ante este escenario real, se están buscando soluciones orientadas a proteger el patrimonio asegurado”, y agrega “mi preocupación constante es que el negocio de los seguros para el sector forestal se haga sustentable en el tiempo, porque nuestra corredora tiene ese espíritu y experiencia, ya sea en la parte transporte, cosecha, caminos o infraestructura”.

¿Cuáles son las proyecciones para este tipo de seguros?

Hoy nuestra cartera tiene una composición importante de clientes que son forestales, entonces la corredora hoy tiene que tratar de mantener vivo este negocio. Por eso, a través de una empresa filial de tecnología hemos pensado e investigado soluciones que hagan atractiva la actividad forestal a las aseguradoras, a pesar de los problemas que existen, evitando pérdidas totales que afectan el patrimonio y permitan que las faenas continúen sin depender de la disponibilidad de nuevos equipos a reponer cuando ocurre un siniestro por riego político. Hoy existe un sistema de supresión de incendios intra cabina que ha sido recientemente probado y certificado para impedir la pérdida total de camiones y equipos forestales, que esperamos sea un importante apoyo para contratistas y propietarios de flota permitiendo deducibles y primas más convenientes. 

 

Sistema de Supresión de Incendios de FT Systems

FT Systems es una empresa de desarrollo de soluciones tecnológicas que, a través, de un equipo de ingenieros chilenos con experiencia en el sistema de red de extinción de incendios en hoteles, diseñó un tipo de “duchador de cabina” capaz de lanzar agua, espuma o polvo seco al momento de un ataque incendiario a un camión o equipo forestal. “El Sistema de Supresión de Incendios funciona y está probado y lo mejor de todo es su valor. El equipo vale US$10.000 en el mercado cuando lo quieres comprar nuevo e instalado en el móvil desde fábrica, pero FT Systems lo vende a US$1.000 y es igual de eficaz. Esta es una forma de hacer que la industria tenga soluciones orientadas a proteger el patrimonio asegurado y, probablemente, el que tenga el kit instalado en la renovación de póliza podría tener un deducible más aterrizado y que el factor de cálculo en la tasa sea más bajo, para quienes lo tengan”, explica Hernández.

Considerando que el daño principal de una quema de camión o maquinaria son las consecuencias de no poder trabajarlo, el SSI permite que el atentado cause el menor daño posible y que en un tiempo menor se pueda resolver el problema de operatividad que conlleva. Así, una quema termina siendo un problema menor para todos. “Las pruebas muestran que al equipo afectado se le cambia el asiento y algunos artefactos y sigue funcionando. Una máquina podría estar en 10 días operativa nuevamente, sin pagar deducible, no esperas más de un mes a que la máquina esté operativa, considerando el tiempo de evaluación del siniestro y, además, que la reposición es bastante limitada”, explica Rodrigo Hernández.

 

Related Posts:

0 comentarios

    There are no comments yet.

Enviar comentarios